Diego Núñez: «Aspiro a ser otro buen alcalde para Vera»

Su trabajo durante largos años en el Registro de la Propiedad y su actividad como presidente de la Hermandad de San Juan han hecho de Núñez uno de los veratenses más conocidos por sus paisanos. Ahora ha dado un paso adelante para disputar la alcaldía de Vera. El pasado 31 de octubre acudieron varios cientos de vecinos a la presentación de su candidatura. Admite que la ciudad ha contado con buenos regidores, sin embargo, quiere ser el próximo para acometer un proyecto “a realizar en ocho años”

DIEGO NÚÑEZ (UCIN)/ CANDIDATO ALCALDÍA DE VERA

“Mientras otros pueblos circulan en primera clase, nosotros nos hemos quedado varados en un andén, como una ciudad de servicios que cierra a las 3 de la tarde”

“Hay otra forma de gobernar. Ni yo ni muchos veratenses notamos los 30 millones con que cuenta este año el Ejecutivo local. No se gestiona de la mejor manera”

– Disfruta usted de una buena capacidad de convocatoria. En la presentación de su partido Unión de Ciudadanos Independientes (UCIN) reunió a varios cientos de vecinos.

– De todos modos, tengo los pies en el suelo. Sé que soy muy conocido en Vera porque me he movido mucho, sin embargo, lo que vi el pasado 31 de octubre durante la presentación de mi candidatura me llenó de alegría. Encontré personas que sabía que acudirían, pero también a muchas que me sorprendieron, porque están o han estado vinculadas a otros partidos o a empresas muy significadas. En cualquier caso, reunir a quinientas personas en la víspera de Todos los Santos, domingo y en medio de un puente, es un buen estímulo. Ahora toca trabajar para convertir esa energía en realidad.

– Interpreta usted esas presencias con un apoyo explícito.

– No necesariamente, ¿por qué no puede ir la gente a informarse para, después de escuchar a todo el mundo, decidir en libertad? Sin embargo, y por desgracia, eso no es normal. La mayoría teme ser señalada por ser vista en un acto político. Yo veo la política de otra forma. Me he comprometido a emprender un proyecto para Vera a realizar en 8 años, pero eso no significa que estemos en contra de nadie. Formamos un grupo que conocemos bien nuestra ciudad y entendemos que se puede gobernar de otra manera.

– ¿Ha dado el salto a la política cabreado con el PP?

– No. Yo no soy un cabreado del PP. Sería una locura entrar en política por ese motivo. De juzgado de guardia.

– Sin embargo, eso es algo que se ha escuchado por Vera.

– Sí, yo también lo he oído, y estoy seguro de que escucharé más cosas. Yo no estoy enfadado con nadie. Lo que yo quiero expresar es que los partidos tradicionales tienen que respetar una jerarquía, y no siempre lo mejor para el partido es lo más beneficioso para Vera. Nosotros, en cambio, nos presentamos sin banderías de fuera. Tenemos las manos libres para hacer aquello que sea mejor para nuestro municipio.

– Pero la gente es muy amiga de colgar etiquetas, y tal vez le han adjuntado ese sambenito porque a usted se le suponía en la órbita del Partido Popular.

– A nivel andaluz o nacional votaré lo que estime conveniente, porque tengo mis ideales, pero a nivel local se elige a la persona por encima de los partidos.

– ¿Ha tenido Vera buenos alcaldes?

– Sí. Todos los que conozco lo han sido, y yo aspiro a ser otro buen alcalde.

– Entonces, ¿por qué ha decidido postularse para gobernar la ciudad?

– Porque imagino a mi pueblo en un horizonte de diez años y la veo de otra forma a como está.

– ¿Qué ve en ese horizonte?

– Por ejemplo, comercios. Vera fue un gran referente de la comarca a nivel comercial, turístico e, incluso, agrícola. Sin embargo, desde hace unos años se está quedando atrás. Mientras otros pueblos circulan en primera clase, parece que nosotros nos hemos quedado varados en un andén, como una ciudad de servicios que cierra a las 3 de la tarde. Yo quiero que se llene de vida y vuelva a ser ese polo de atracción que fue. Un pueblo más limpio y más seguro de lo que ahora está. Vera ha tenido buenos alcaldes, pero se podría gestionar mejor, porque veo cosas que no me gustan.

– ¿Qué mejoraría en la gestión del Ayuntamiento?

– Hay mucha faena por hacer, aunque no vamos a cambiarlo todo. Venimos a construir, no a destruir lo que esté bien hecho. Nuestro propósito consiste en trabajar para corregir las carencias y fomentar sectores como el comercio. Antes venían aquí personas de toda la comarca a comprar, y eso ha dejado de ocurrir. Se trata de una actividad capaz de generar riqueza, pero necesita un impulso que lo haga atractivo para los vecinos del resto de la comarca. Tenemos juzgado, registro de la propiedad, varias notarías, pero no una biblioteca para que los jóvenes puedan estudiar en ella. Tampoco un centro de día para atender a nuestros mayores.

– ¿No hay centro de día en Vera?

– No lo hay.

– Pero biblioteca sí

– Sí hay, sin embargo, no está preparada para estudiar allí. Yo he visto a los muchachos esperar el autobús para ir a las de otros pueblos cercanos a prepararse para selectividad, y me duele. Formo parte de un grupo de veratenses que quiere resolver las carencias de la ciudad. Todos vemos la suciedad que afea su imagen. Los contenedores llenos de basura y las bolsas apiladas fuera. Por otro lado, observo que el Ayuntamiento se vuelca los meses de verano en la playa, pero ¿por qué el pueblo no tiene vida en verano? Níjar la tiene. Los ciudadanos de Vera-pueblo también tienen derecho a disfrutar de actividades en julio y agosto.

– ¿Quién más forma parte del grupo que usted lidera?

– Ahora mismo sólo revelamos el candidato. Nadie enseña todas sus cartas con tanto tiempo de anticipación. Hay más personas, muy conocidas por todos los veratenses, pero ahora es el momento de limitarnos a presentar la candidatura para ponernos al nivel de conocimiento de los demás partidos.

– El Ayuntamiento de Vera es una perita en dulce. Este año, sumando el remanente de tesorería al presupuesto, cuenta con casi 30 millones de euros. Y sin deuda.

– Pues, la verdad, no sé qué se hace con todo ese dinero. Es uno de los síntomas por los que estoy convencido de que hay otra forma de gobernar, porque ni yo ni muchos veratenses notamos esos 30 millones en nuestro pueblo. Creo que no se gestiona de la mejor manera.

– Para terminar, ¿se ha dejado asesorar por su cuñado, Miguel Alonso, que fue candidato del Partido Popular hace algunos años?

– Todavía no me ha dado ningún consejo. Para mí, más que un cuñado es un hermano. Él vive en Brasil desde hace muchos años y sólo viene a Vera un par de veces al año. Hablo con él, y cogeré gustoso cualquier sugerencia que me ofrezca.

Ir arriba
Utilizamos cookies propias y de terceros, y tecnologías similares para analizar el tráfico, la navegación web y con fines estadísticos; identificar y mantener sesiones de usuario; compartir y mostrar contenido en redes sociales; identificar, seleccionar y mostrar contenidos publicitarios y no publicitarios, en ocasiones de forma personalizada con base en analítica y el perfilado de usuarios; medir el rendimiento de los anteriores; utilizar estudios de mercado para generar información; y desarrollar y mejorar productos.    Más información
Privacidad